Cuidados en la alimentación de tu Golden Retriever


Los Golden Retriever, son perros de raza mediana-grande, peludos, robustos, con características y habilidades que los hacen en únicos.

Esta taza de perro no requiere cuidados extremos o de gran importancia en su alimentación pero siempre hay que afinar algunos detalles para que todo marche en orden.

Desde cachorro debes educar a tu mascota y establecerle horarios de comida, creándole un hábito alimenticio que será beneficioso para su salud

Es importante tener en cuenta que su régimen  alimenticio se inicia desde el mismo instante en el que nacen, desde que son unos cachorros hasta que llegan a la edad adulto – mayor.

Los cachorros de Golden Retriever al momento que nacen deben ser alimentados con la leche que les proporciona su madre y a partir de los 25 días se debe empezar a suministrarle otro tipo de vitaminas a fin que se desarrollen y crezcan de la forma debida. Recuerda que el cachorro no debe ser destetado antes del mes de nacido.

A partir del primer mes, puedes suministrarle leche  con trocito de carne, y a medida que continúe su proceso de crecimiento ir agregando a su dieta pescado, arroz, cereal, carne, yemas de huevo y complejos  vitamínicos que deben ser recetados su médico veterinario.

Ya nuestro Golden Retriever debe estar llegando a la etapa joven-adulto, por lo que es necesario brindarle una alimentación balanceada y de calidad que nos asegurará un perro sano, y que se convertirá en nuestra compañía por años.

Los cachorros deben alimentarse de tres veces al día y el perro adulto, dos veces al día, recuerda que pasados 20 minutos debes retirar el plato de comida, así tu perro aprende a obedecer y concentrarse a la hora de comer.

Cuando tu médico veterinario te indique que llego el momento de cambiar el alimento de tu Golden Retriever, es recomendable que durante un tiempo mezcles ambos alimentos, a fin que tú mascota se adapte fácil mente al cambio y no rechace el nuevo alimento.

Es fundamental que tu perro siempre tenga agua fresca y limpia que ayude a hidratarlo y refrescarlo durante todo el día, en especial los días de verano.

Acostúmbrate a no darle golosinas, chocolate o comida fuera de sus horarios, porque ello puede ocasionarle problemas en su sistema digestivo, además de convertirlo en un perro velón y fastidioso.

Recuerda siempre que un perrito feliz, cuidado y amado es el reflejo del cariño y cuido le brindan en su hogar.